10 ene. 2010

De bambú

Les dejo mi primera entrada, agradezco a perramagia por la invitación.

Busqué hace unos días en el libro, "Bambúes" de Yvez Crouzet, la cita del espíritu de bambú que me gusta y la encontré a partir de la página 10. Les comparto un extracto, siento que vibro como un gong o un "om" profundo con esas ideas. Los dejo con la cita:

La simbología del bambú.

En China el bambú simboliza la humildad y la modestia, así como la perpetua juventud, probablemente debido a su follaje siempre verde y a su longevidad casi infinita. También representa la vejez ágil, refiriendose a las cañas que, con algunos meses o años de edad, son idénticas. Imagen de la alegría y de la risa, tambien es el simbolo de la paz y de la serenidad, de la suerte y de la felicidad, de la agilidad, la constancia y la obstinación [...]

En las ceremonias religiosas, sobre todo en las cremaciones de Indonesia, se emplean bambúes. Ciertas especies son especialmente buscadas para este uso (Schizostachyum brachycladum, por ejemplo). En China, antiguamente se hacían estallar bambúes en el fuego. Se suponía que el ruido provocado por la explosión de los entrenudos expulsaba a los malos espíritus y permitía a los dioses atender los deseos y los ruegos. De hecho, es de ese ruido del que procede la palabra malaya bambú. El chasquido seco de las paredes que explotan por efecto de la presión del aire contenido entre los nudos hace ¡bam! y el aire al escaparse hace buuu [...]

El bambú puede inspirar una forma de conducta: "Haz que tu vida sea pura y recta como una caña de bambú" (R. Tagore). También sirve para describir el carácter. En Japón, tener "el espíritu de bambú" es saber adaptarse a las situaciones, no permanecer rígido, sino ser tan flexible como lo requieran los acontecimientos, saber agachar la cabeza a veces para salir erguidos y victoriosos de las situaciones difíciles. Asimismo el chino se compara con el bambú. Al igual que este se dobla por el peso del destino, pero ninguna desgracia puede romperlo [...]

En númerosas ocasiones el bambú refleja la concepción taoísta, que consiste en rendirse a las exigencias exteriores para triunfar mejor: es la imagen del bambú que se dobla a causa de la tempestad para, a continuación, erguirse de nuevo con todo su esplendor. También posee un importante valor simbólico para los budistas, que lo llaman "bendición del cielo". Buda, mas concretamente Siddharta Gautama, que vivió en el siglo VI antes de Jesucristo, decía que el bambú ayuda al hombre a alcanzar la serenidad y la paz interior. Él mismo se retiró a un bosque de bambúes antes de morir [...]

Se necesitaría todo un libro para estudiar la función del bambú en el arte y las tradiciones de Japón. Dejemos que hablen los haikus, forma de arte poético japonés impregnada de budismo zen. Se trata de poemas breves que deben, ante todo ser muy evocadores y estar despojados de efectos literarios. La poesía parece emanar de quien los lee y no del autor, he aquí dos ejemplos:

¡Un rayo en la mañana!
El ruido del rocío
Deslizándose por los bambúes
(Chora)

La rafaga invernal
Irrumpió en los bambúes
Y se calmó
(Basho)

5 comentarios:

  1. muy interesante, los haikus son asombrosos, tan breves y tan estimulantes (no como yo, que escribo y escribo sin decir nada -je-)

    ResponderEliminar
  2. attss, pss escribe haikus, quiero ver haikus tuyos malbi.

    ResponderEliminar
  3. Has visto a un bambú florecer? Hermoso espectáculo que regalan cuando cumplen más o menos 50 años.
    Mueren después.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho esta entrada de los bambus. En mi casa tengo unos bambues que estan creciendo pese a la poca cantidad de agua que tienen. Creo que son felices. Me gusta que cuando siembras un bambu a su alrededor vayan surgiendo más y más de manera natural.

    ResponderEliminar
  5. sí, surgen más (bambúes) porque son como "pastotes gigantes", de hecho, son primos de los pastos.

    ResponderEliminar