30 mar. 2010

DEL PUNCTUM

Pero, ¿qué es lo que cada quién ve en una imagen? ¿Cuál es ese punto buscado por los fotógrafos y artistas? ¿Es el que quisieran que todo el público captara para llegara a la misma “conclusión visual”? ¿Qué nos llama la atención cuando tomamos una foto?

Barthes también nos da pistas al respecto. Dice que el “operator” es el fotógrafo, y el “spectator” quien ve la imagen, quien la consume, el sujeto que ve. A su vez, el “studium” y el “punctum” son lo que se puede apreciar en la imagen, en la fotografía. El studium es el registro, la impronta en su generalidad de experiencia, que tiene que ver con el gusto y con la cultura. El punctum en cambio, es una punzada que sale de la fotografía, una flecha que impacta a quien la mira:

[…] pues punctum es también: pinchazo, agujerito, pequeña mancha, pequeño corte, y también casualidad. El punctum de una foto es ese azar que en ella me despunta (pero que también me lastima, me punza) […] (Barthes, 1980:65).

Al tomar una fotografía, cada quién distinguirá entre su studium, al punctum, a lo que de la realidad, el afuera, le hiere, tanto como para disparar sobre eso:

Al trascender el studium, como el Haikú, la fotografía vuela hacia propuestas libres de carga Histórica, de Pasado y de Cultura […] Lo que puedo nombrar, no puede realmente punzarme… […] (Barthes, 1980:65).

El punctum es algo que, dentro de la imagen, hiere. Un ejemplo clásico es el del mismo Barthes. Su madre tenía que salir a trabajar y lo dejaba sólo mucho tiempo. Él esperaba, ómnibus tras ómnibus, y uno tras otro pasaba sin devolverla de regreso. Barthes se deprime a la muerte de su madre. Claro que al encontrar su fotografía siente una emoción intensa, encuentra ese punctum, ese pinchazo que lo hiere con todo su agudo peso.

El punctum es como un tacón en la espalda. Todo el peso, el back ground de la emoción en un solo punto. Un golpe seco, una astilla en el ojo. Es lo que vemos en una fotografía que nos puede desgarrar. Encuentra una puerta por donde invadir el torrente emocional y remitirnos a otra dimensión, el punctum es el vector, la flecha que nos desgarra el recuerdo de algo antiguo en una fotografía; al vistazo, casi al vuelo. Atrapa nuestros ojos para apoderarse de ellos y devolvernos, en una bofetada, doliente o gozosa, nuestra alma: un registro en el cuerpo de la memoria.



Barthes, R. (1980). La cámara lúcida, nota sobre la fotografía. España: Editorial Paidós

2 comentarios:

  1. vaya, no estaba preparada para aprender esto cuando vine aquí hoy, no dejo comentario en las otras entradas pues se leen tan personales que casi me sentí hurgando la intimidad de un cajón de prendas personales

    ... y luego esta enseñanza sobre el punctum

    ResponderEliminar
  2. jajaja, te gustó lo del punctum?? estaba pensando en la literatura, cuál sería su paralelo, habrá un "punctum literario"?

    [ah, sí, me pasé de intimista? JA]

    un abrazo malbich

    ResponderEliminar